ESPACIOS LIGEROS

La tendencia global es vivir mejor, con menos.

No estamos separados de la naturaleza ni del entorno donde vivimos. La renovación de la primavera se respira con los nuevos brotes de color, y esa transformación del paisaje que vemos en cuestión de días nos puede motivar también a hacer cambios en la casa y ambientes.

En esta edición, el cambio del que queremos hablar no es de tendencias, sino de algo esencial.

Existe una teoría en Psicología Ambiental que se llama “Apropiación del Espacio” y es tal vez una de las mas convincentes explicaciones del porque nos esmeramos tanto en adecuar el lugar donde vivimos… pasamos años reuniendo con todo cuidado muebles, tapetes, cuadros, fotos, y cualquier tipo de accesorio, y lo vamos ubicando en una constelación única a la que llamamos HOGAR.

Ese hogar se vuelve propio, por las experiencias que se dan ahí, y justamente por esa colección de recuerdos, o mejor dicho: memorias de lo que somos.

Por eso después de viajar, se siente tan bien regresar.

Sin embargo, sin darnos cuenta vamos acumulando más de lo que necesitamos, y esto se ha encontrado que tiene efectos desfavorables en el bienestar por ser motivo de estrés, trabajo extra, sensación de opresión, además de generar gastos innecesarios y frustración.

No necesitas más espacio, sino menos cosas.

Los beneficios de que todos estos objetos se mantengan en equilibrio a las dimensiones del lugar, sean útiles y aporten belleza son muchos, a nivel práctico y también psicológico:

-Pasas menos tiempo ordenando y limpiando.

-Encuentras más rápido lo que necesitas

-Ahorras al evitar compras duplicadas.

-Tienes más espacio libre y por lo tanto menos distracciones

-Te da sensación de amplitud y ligereza

-Disfrutas de más tiempo libre para otras actividades

-Vivir con menos posesiones reduce la resistencia a mudanzas, y esto por si solo puede significar nuevas oportunidades.

 

Que eliminar?

-Cualquier cosa repetida posiblemente no se requiere.

-Objetos que hay que reparar y que no has necesitado

– Objetos que requieren un nuevo mueble para organizarse, muy posiblemente son demasiados.

Cómo empezar?

De lo mas simple: puede ser más conveniente comenzar con la ropa o documentos, y dejar los objetos de valor sentimental al final. Elige una zona pequeña de tu casa y termínala antes de pasar a la siguiente. Saca inmediatamente lo que se va a donar. No conserves algo que no has usado en un año.

Prevenir

Antes de adquirir algo, hazte esta pregunta: ¿Qué pasa si no lo compro?

La señal máxima de que lograste tu objetivo es decidir con consciencia cada nueva compra, y sentir la libertad de no traer a casa lo que no querías.

Las casas hoy son más bien un reflejo de los hábitos y estilo de vida de sus propietarios, y no tanto de su poder adquisitivo. La tendencia global es vivir mejor, con menos.

Recent Posts